Bendita locura.

¿Oyes eso? Suenan cornetas al fondo de la calle, acompañadas por un rumor de tambores. Si te fijas bien, incluso se puede ver una silueta que se mece al compás de esa preciosa banda sonora. Una persona portando un cirio pasa por tu lado. Lleva sobre su cabeza un capirote y se acerca a la silueta del fondo de la calle. Te preguntas qué será lo que pasa. Solo bajabas a comprar el pan y te encuentras la calle a rebosar de gente. Todos observan la bella silueta, que se va acercando cada vez más. De pronto, alzas la vista, para poder observar cómo una persona se lamenta entre lágrimas con un amargo pero precioso canto desde un balcón. Justo cuando vas a preguntarte el por qué de las lágrimas de la persona del balcón, te das la vuelta, para darte cuenta de que la silueta que antes veías a lo lejos se encuentra ahora a tan solo unos metros de ti. Comienzas a llorar tu también. Comprendes el por qué de las lágrimas de la persona del balcón. Comprendes a ese gentío que observa la imagen, y a esa persona del capirote que había pasado por tu lado. Comprendes que estás en Semana Santa. Reconoces al hombre al que representa la imagen, Jesús de Nazareth. Te santiguas.
Ha llegado la Semana de la Pasión. Ha llegado la Semana de Dios. Ha llegado ese llanto de emoción y ese sentimiento inexplicable. El olor a incienso y el dulce sonido de las cornetas, de las trompetas, de los tambores. Ha llegado la Semana Santa. Toca llorar la Pasión y la muerte del Señor, sin nunca perder la esperanza, ya que más tarde celebraremos su Resurrección.
Cofrades, disfrutad. Disfrutad de esta semana tan esperada. Vividla y sentidla, antes de que todo acabe y la espera vuelva a hacerse eterna. Disfrutemos todos, de esta bendita locura.

Cartel de nuestro blog para la Semana Santa 2016 en Alcalá de Henares




Comentarios