Cuaresma en Alcalá

Llegado el día de hoy, el cofrade siente al fin ese cosquilleo en el estómago que le anuncia la recta final de la eterna espera. Cuarenta días, ni uno más, ni uno menos, son los que quedan para que Alcalá se llene de palmas benditas para recibir al Señor sobre la Borriquita, Triunfal; son los que quedan para que por primera vez ande Jesús Despojado en busca de la Catedral, y quede inaugurada la Semana Santa 2017. Es tiempo de reflexión, tiempo de preparación. Es tiempo de cambio, de 40 días caminando, como Él caminó aquellos 40 días, hacia la semana más grande del año: la semana de Dios. Sentirlo tan cerca hace que la piel se erice, que un escalofrío recorra nuestro cuerpo, mientras tachamos días en el calendario y comprobamos que son muy pocos los que quedan.
Los actos de las diferentes Hermandades y bandas nos recuerdan continuamente que estamos en Cuaresma. Se acerca el Señor andando por el desierto, ya se ve a lo lejos entrando en la calle Mayor, para que Alcalá se emocione al verlo pasar, para que su pueblo le muestre su amor mientras Él nos llena de bendición.
Ya viene María, llorando las penas que a su Hijo no le da tiempo a llorar. Llora por su Hijo traicionado, llora por su Hijo sentenciado, llora bajo el palio. Llora al verlo cargar la cruz del Calvario, y al verlo morir, entregando su vida para salvar a la humanidad. Llora por su corona de espinas, pero pronto llorará de alegría. Las lágrimas amargas más dulces del mundo, por la Pasión y Muerte de un Redentor que tornará en Gloria y Resurrección.
Y mientras suena Alcalá en Sevilla, anunciando la llegada del tiempo más esperado por los cofrades, y suenan Saetas en el Paco de Lucía con sones marineros; mientras el Soberano recorre su barrio en Vía Crucis, y lo mismo hace el Nazareno, con la Cruz a cuestas, por el casco histórico, algunos prefieren limitarse a paliar su aburrimiento criticando cada evento, cada detalle, cada movimiento que el mundo cofrade complutense (aunque algunos prefieran no llamarlo "mundo") lleva a cabo con sentimiento, con fe y devoción, en lugar de sentir la Cuaresma como un buen cofrade, mientras se acerca el tiempo más bonito. En lugar de sentir que, al fin, es Cuaresma en Alcalá de Henares.

Feliz Cuaresma, cofrades.

Cartel de "Semana Santa en Alcala" para la Semana Santa de Alcalá de Henares 2017. El motivo de la elección de Jesús Despojado de sus Vestiduras para protagonizar este cartel es su primera Estación de Penitencia, que tendrá lugar esta Semana Santa 2017.

Comentarios