Corpus Christi 2018

2 años de ilusión

¿Qué sería de nosotros, los cofrades, si nos quitaran la Semana Santa? Tesoro indescriptible y de un valor incalculable... ¿Qué pasaría, si, de repente, se esfumara?
La mecida de una Madre angustiada siguiendo los pasos de su Hijo sentenciado a muerte, el llanto de una corneta, la cera de los cirios cayendo al suelo, la presencia imponente de los acordes que acompañan a Jesús en su sufrimiento... Escenas capaces de desgarrar el alma en un segundo; escenas capaces de erizar la piel y de hacer brotar lágrimas provenientes de lo más hondo del corazón.
Y es que un cofrade de verdad no puede vivir sin acompañar al Señor cada Semana Santa... Un cofrade no puede evitar, aunque sea desde la distancia, acordarse de sus titulares el día de su salida procesional. Es un sentimiento que solo aquel que lo ha vivido sabe entender, y que nadie, nadie, puede explicar. Se encoge el corazón, el mundo para en ese instante... Nuestros problemas del día a día parecen de repente insignificantes, al ver la imagen de ese Cristo crucificado, sangrante, que, pese a sufrir el dolor más grande que cualquier ser humano haya podido experimentar jamás, muestra un rostro de comprensión, amor y perdón. Nadie puede explicar por qué, al mirar a los ojos a esa Madre dolorosa, de repente nos invade la Esperanza más grande. Nadie puede explicar por qué, una vez te cruzas de frente con la Semana Santa, no puedes vivir sin ella.
En Semana Santa en Alcalá tenemos un objetivo muy claro: mantener viva la llama de la ilusión, mantener ese sentimiento indescriptible... Y acercar lo más bonito de nuestra Semana Santa a cualquier alcalaíno, para que pueda tenerla siempre presente y tenga conocimiento de los actos que se celebran, para no perder detalle de la actualidad de nuestro mundo cofrade. Asimismo, tratamos de expandir sus fronteras, para que todo el mundo sepa que en Alcalá hay Semana Santa, y que sabemos vivirla. Gracias a vosotros, los lectores, llevamos ya dos años cumpliendo este objetivo... Dos años de ilusión. Y los que nos quedan... Simplemente, gracias.




Comentarios