María Santísima de la Paz y Esperanza recorrerá las calles de su barrio este domingo.

Darle un beso a la Esperanza.

Pocas cosas pueden compararse al hormigueo que recorre el cuerpo cuando la tienes frente a ti. Pocas cosas pueden compararse a la emoción que hace que la piel se erice, y que las lágrimas quieran recorrer tu rostro ante la belleza de una Madre que ha bajado de su altar para ofrecerte su mano.
Tenerla a tan solo unos centímetros, y decirle con un beso todo lo que sientes. Pocas cosas pueden compararse a darle un beso a la Esperanza.
El pasado fin de semana del 27 y 28 de febrero, María Santísima de la Paz y Esperanza, titular mariana de la Hermandad de Jesús Despojado, bajó de su altar, ante la atenta y soberana mirada de su Hijo, para recibir los besos en la mano de todo su barrio y de todos sus devotos.
El fin de semana dio comienzo con los sones apasionados de la Banda de Música de Villalbilla, para pasar a celebrar los cultos de la imagen y disfrutar de unas jornadas especialmente mágicas para todos los hermanos y devotos de la joven corporación.
Nosotros, por segundo año consecutivo, no quisimos perdernos esta cita. Hace unos días compartimos con ustedes el concierto íntegro que ofreció la Banda de Música de Villalbilla, y hoy les ofrecemos un vídeo reportaje del besamanos de la imagen, realizado con el mayor cariño posible. Esperamos que lo disfruten, y que puedan sentir la Paz y Esperanza que llenó el templo de Espartales durante aquellos dos días.




Comentarios